Cuaresma 2012

martes, 21 de febrero de 2012
(cf. Col 2, 12) 


Estimados hermanos y hermanas:

Diariamente vivimos hechos importantes en nuestras vidas que son dignos de celebración. La Cuaresma es ese tiempo importante de preparación fuerte, que nos prepara a vivir un tiempo aun más fuerte; la Pascua. Es así que este tiempo litúrgico nos invita a participar de manera más activa en los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Durante estas jornadas estará nuestra mirada fija a la Pascua de Cristo, caminando antes por su cruz y su muerte, celebrando todo a través de la penitencia personal, guardando las normas litúrgicas vigentes que se nos invitan a observar, como medios que de manera operante, nos llevan al encuentro del resucitado.


San Francisco de Asís, que no confió nunca en sí mismo y todo lo prevenía con la santa oración; con ejemplo de vida hoy nos invita a salir de nosotros mismos, para que nos entreguemos con amor enfático a la oración, comprometiéndonos en nuestra vida cristiana, siguiendo el camino que nos propone nuestra amada iglesia. Con la jaculatoria “Arrepiéntete y cree en el evangelio” hoy se nos invita a retornar a los brazos del Padre, que con corazón abierto espera el retorno de sus hijos.
Lamentablemente hoy la religiosidad popular de nuestro país está siendo afectada por el impacto de lo que se le denomina como la "cultura adveniente", que trae a cuesta una gran ola de efectos lacerantes como el secularismo, relativización de los valores morales, liberalización de las costumbres entre otras; realidades que nos invitan a meditar sobre nuestra actual vida cristiana. Aún observando estos difíciles acontecimientos que parecieran nublar el entorno religioso de la cristiandad, nuestra iglesia, nos invita a vivir con todo el alma la cuaresma, deseando que tengamos un encuentro con el camino del crucificado, y juntos con ÈL, caminemos hacia la pascua eterna.  


¡Paz y Bien!

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Conventuales en Mèxico

Yo vivo por ti

El puente